Aplicar soluciones de riego de precisión para optimizar la gestión de los recursos hídricos puede ser un factor clave para contrarrestar los cambios climáticos repentinos que estamos presenciando; desde el aumento de las temperaturas en el sur de Italia, que provoca períodos prolongados de sequía, hasta el aumento de las precipitaciones en las regiones del Norte, que retrasa la siembra del maíz y favorece el desarrollo de enfermedades del tomate.

Por tanto, es fundamental comprender qué medidas adoptar para un uso cuidadoso del agua en el campo.

Con Agricolus es posible consultar la previsión meteorológica, actualizada cada hora para cada campo, y monitorizar constantemente la situación. Además, es posible conectar las estaciones meteorológicas presentes en las parcelas y visualizar los datos transmitidos.

Previsión del tiempo desde Agricolus

Gráfico de previsión del tiempo en Agricolus

La información obtenida de pronósticos y previsiones meteorológicsa permite al sistema alimentar el modelo de predicción de riego, a partir del cual es posible simular el balance hídrico de los cultivos, calculando algunos parámetros específicos.

El modelo de irrigación de Agricolus

Entre las herramientas para realizar riegos de precisión, los modelos de predicción suponen un aliado válido para los agricultores.

El modelo de riego de Agricolus desarrolla un balance hídrico que tiene en cuenta varios parámetros (como la textura del suelo, las precipitaciones y el cultivo presente) para proporcionar consejos sobre cuándo y cuánto regar.

gráfico del modelo de predicción de riego de Agricolus

Consejos de riego desde el modelo Agricolus

Se alimenta de datos de precipitaciones y operaciones de riego registradas, y proporciona actualizaciones constantes sobre los valores de la curva de déficit hídrico, que corresponde a la cantidad de agua que falta en comparación con la capacidad hídrica del campo.

Existen otras dos curvas de referencia: el umbral óptimo (nivel de déficit por debajo del cual el cultivo empieza a sufrir estrés) y el umbral crítico, también conocido como punto de marchitez, que representa el último límite para evitar daños graves por agua.

El modelo alerta al agricultor cuando el déficit cae por debajo del umbral óptimo, indicando la cantidad de agua que debe suministrar. Además, es posible consultar la tabla que muestra los datos de evapotranspiración y déficit hídrico diariamente para planificar las operaciones de riego según sus necesidades.

El uso de esta herramienta de irrigación de precisión permite prevenir el estrés hídrico y racionalizar el consumo de agua, lo que se traduce en un ahorro de alrededor del 50%.

¿Quieres saber más sobre las características de Agricolus?