Sensores para la agricultura

Los sensores para la agricultura han allanado el camino para la digitalización de las explotaciones agrícolas. De hecho, detectan datos fundamentales que permiten evaluar el estado de salud de los cultivos: seguido de análisis y comparaciones, brindan la posibilidad de planificar intervenciones específicas.

El uso de estos datos en el proceso de toma de decisiones reduce el uso de trabajo humano en los campos, asegurando una mayor calidad en las operaciones, como las actividades de monitorizado, además de limitar el uso de recursos.

El uso de sensores, como los de agrometeo, permite registrar y obtener numerosos datos relacionados con los cultivos (por ejemplo, la humedad de las hojas) y el entorno circundante (valores de humedad del aire, temperatura y velocidad del viento). La disponibilidad de estos datos preparó el terreno para la difusión de modelos de predicción para evaluar y estimar el crecimiento de los cultivos y la presencia de enfermedades de las plantas.

En general, la monitorización de los parámetros proporcionados por sensores, ya sean posicionados en el campo, ubicados en tractores o drones, tiene numerosas ventajas:

  • mejorar la productividad
  • reducir la pérdida de producto
  • ahorrar energía
  • planificar los métodos de intervención de forma profesional y precisa para mantener constantes las condiciones óptimas de producción.

En el sector agrícola, el uso de un sistema de sensores permite facilitar y mejorar el cultivo tanto en campo abierto como en invernadero, además de simplificar operaciones como el almacenamiento y el transporte.

¿Qué pueden hacer los sensores para la agricultura?

Para dar algunos ejemplos, basta pensar en el sensor que, instalado dentro de la cosechadora, pesa la cantidad de grano que se recolecta y geolocaliza los datos, para crear mapas de rendimiento; o los sensores proximales que colocados en la maquinaria permiten una distribución de dosis de fertilizantes variable.

También los sensores que permiten recopilar información detallada y en tiempo real sobre las condiciones de humedad del suelo, permitiendo así una óptima gestión del riego y evitando estrés al cultivo.

El campo de aplicación de los sensores es muy amplio: los sensores registran datos y transmiten las medidas tomadas en tiempo real, para permitir también su gestión de forma remota.

Sensores en Agricolus

Agricolus integra diferentes tipos de sensores dentro de su plataforma:

  • estaciones agrometeo y sensores de suelo para la recogida de variables meteorológicas;
  • trampas automáticas para la recopilación de información sobre trampas y control de insectos dañinos;
  • Agriplug, dispositivo Agricolus para ser instalado en la maquinaria agrícola para realizar un seguimiento de las operaciones realizadas en el campo.

Agricolus cuenta con una red de socios tecnológicos de renombre en el mercado nacional y europeo que cuentan con gran experiencia en el diseño e implementación de sistemas de monitoreo, IoT y sensores para la agricultura digital.

¿Quieres saber cómo utilizamos estas tecnologías en la plataforma de Agricolus?

Contacta con nosotros